5 razones por las que necesitamos más empatía que nunca



Escrito por: Jolene Underwood

La división parece ser la norma en estos días. No es nuevo, pero sigue siendo frustrante y agotador. Todos parecen querer expresar una opinión con toda ausencia de responsabilidad personal y conexión relacional.

Las opiniones a menudo provienen de la posición de punto de vista de la persona sin embargo, no las usamos necesariamente para conectar con diálogo y así crear una relación. Las tensiones son altas y parece que el mundo vive más polarizado todo el tiempo.

Además, nuestro mundo está experimentando una pandemia de coronavirus que nunca hemos experimentado en nuestra vida. El resultado de todo nuestro miedo, preocupación, ira y confusión es una crisis que es fundamental para una experiencia colectiva de trauma. Tenemos el desafío de encontrar nuestro camino a través de estos días inexplorados, y nuestro sistema nervioso está sobrecargado.

Por el bien de nuestro cuerpo, mente y alma, necesitamos conexión. Y la conexión curativa no puede suceder sin empatía. Hoy más que nunca necesitamos ser empáticos con los demas y recibir empatía. 

La empatía es la capacidad de ver e interactuar con la experiencia de otra persona. Cuando somos empáticos, nos relacionamos con las necesidades de los demás sin esperar que coincidan con las nuestras. Los encontramos donde están. En otras palabras nos podemos poner y caminar en sus zapatos. 

El compromiso empático requiere conciencia, atención, intenciones positivas y acción compasiva.

Aquí hay cinco razones por las que necesitamos empatía ahora más que nunca:

1. Todos estamos afectados de manera diferente

En los primeros días de la pandemia, algunos dijeron que estábamos todos en el mismo barco. Realmente no. Aunque todos estamos afectados por esta crisis del coronavirus de alguna manera, la forma en que impacta nuestras vidas varía enormemente. Es importante tener esto en cuenta para dar paso a la empatía, para ver desde la perspectiva de otra persona.

Porque puede que el barco de otra persona se haya hundido.

Tengo amigos que han trabajado más duro y han pasado más horas fuera de casa que antes, otros han trabajado únicamente desde casa por primera vez y, sin embargo, otros ya no tienen trabajo.

Algunos han perdido a sus seres queridos. Las personas que tienen relaciones destructivas con alguien con quien viven corren un mayor riesgo de sufrir daños mentales, emocionales e incluso físicos. Aunque algunas personas han disfrutado de un tiempo de reflexión y un aumento de la tranquilidad en sus vidas, otras se han sentido devastadas.

Incluso las personas que tienen circunstancias similares tienen diferentes formas de filtrar sus experiencias y procesar sus sentimientos relacionados con ellas. No podemos asumir que la experiencia de otra persona es como la nuestra.

En cambio, debemos sentir curiosidad y buscar comprender a los demás de una manera que los ayude a sentirse comprendidos. La empatía nos conecta con otra persona y nos ayuda a ampliar nuestra visión.

2. Necesitamos relación, no rectitud

En el jardín del Edén, Adán y Eva tenían el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2: 9). Estaban conectados a la fuente de vida y optaron por comer del árbol que los condujo a la muerte (Génesis 3: 3).

Elegir decidir el bien y el mal por sí mismos significó elegir su versión de la rectitud y la separación de Dios. Hoy, todavía experimentamos esta inclinación a tener razón y la ruptura relacional que resulta.

Dios nos diseñó para las relaciones. Cuando hizo a Adán, eligió hacer que Eva fuera su compañera de vida. Declaró que toda la creación era buena (Génesis 1: 4,10,12, 21, 25, 31), luego declaró que la soledad de Adán no era buena (Génesis 2:18).

3. Estamos llamados a la unidad en beneficio del cuerpo

Numerosas referencias de las Escrituras hablan de la unidad. La unidad en Cristo no se trata de querer todas las mismas cosas o vivir de la misma manera, sino de alinearse con la voluntad, el carácter y el diseño de un solo Dios.

Encontramos nuestra comunidad con Él a través del sufrimiento y la curación y nuestra gran necesidad.

Podríamos esperar que se produzca la unidad cuando alguien piense y actúe como nosotros. En lugar de interactuar con la gente directamente, hacemos sparring en línea o elegimos ignorar a las personas cuando creen de manera diferente. Buscamos alivio de la división, alineándonos con personas que están de acuerdo con nosotros, en lugar de hacer el trabajo duro que conduce a la conexión emocional.

La unidad en el cuerpo no puede ocurrir si no somos empáticos. Dios sabía cuán diferentes seríamos cuando nos creó a cada uno de nosotros a imagen de Él, pero ninguno de nosotros con la misma combinación de rasgos o diseño para reflejarlo. Lo revelamos en parte al mundo que nos rodea. Y veamos Su reflejo en los demás, incluso cuando no estén de acuerdo con nosotros.

4. La empatía activa nuestras neuronas de conectividad

Cuando nos relacionamos empáticamente con los demás, nos comprometemos con las llamadas neuronas espejo. Estas neuronas espejo se activan cuando vemos a alguien llorar y nuestro rostro responde con expresiones compasivas. Cuando vemos que alguien se lastima físicamente, nos estremecemos. Esa es una respuesta empática automática de las neuronas espejo.

Esta respuesta neurológica ayuda a que el estado amplificado de la persona angustiada experimente calma. A medida que la persona con emociones intensas se relaciona con una persona cuya presencia las rastrea y valida sus experiencias, se produce la corregulación.

El miedo, la ira y la ansiedad se calman cuando otra persona los ve, se relaciona con ellos donde están, sin esperar que estén en otro lugar mental, emocional o conductualmente.

Sin empatía, ignoramos las emociones de los demás. Nuestras señales faciales no responden a las de otra persona y esto afecta su capacidad para sentirse visto, conocido y amado.

Los niveles elevados de respuesta de lucha, huida o congelación que experimentamos como parte del mundo actual se atascan en estados destructivos crónicos sin una conexión relacional saludable. Aunque muchos no pueden experimentar las interacciones en persona como solíamos hacerlo, nuestra necesidad de conexión emocional no ha disminuido. Más bien, esta necesidad se intensifica.

La empatía fomenta la conexión con los demás, y podemos participar en ella a través de nuestras interacciones y comunicaciones con otra persona, incluso cuando no estamos en la misma habitación. Una forma es simplemente reafirmar lo que otra persona expresa, o expresar el sentimiento que experimenta, con la motivación del cuidado compasivo.

5. Estamos diseñados para necesitar a Dios y a los demás

Cuando es difícil conectarse con los demás o cuando reina el dolor porque las relaciones han sido dolorosas, es común que los creyentes presten atención a sus necesidades emocionales y relacionales al afirmar que Dios es todo lo que necesitan.

Este patrón se repite una y otra vez. Alguien comparte de manera vulnerable sobre una lucha que tiene y los pensamientos o sentimientos en torno a esa lucha. Un oyente (o lector de redes sociales) responde con palabras positivas y el mensaje, "¡Dios es todo lo que necesitas!"

O bien, la persona que sufre ha negado que tiene necesidades o tiene miedo de pedir que se satisfagan sus necesidades. En lugar de conectarse con la verdad de lo que está sucediendo dentro de ellos, proclaman: "¡Dios es todo lo que necesito!"

Dios es la fuente de todo lo que necesitamos. Además, proporciona mucho de lo que necesitamos a través de otras personas. Estamos diseñados para necesitar varias cosas que solo pueden venir a través de las personas, lo cual es parte del diseño de Dios.

Necesitamos a Dios y necesitamos cómo Dios provee a través de otros. Una de estas necesidades es la empatía.

La empatía nos ayuda mientras luchamos con más que una pandemia

La división es desenfrenada y la empatía se aplasta. Necesitamos sentir empatía por nosotros mismos, por nuestros seres queridos e incluso por aquellos con quienes no estamos de acuerdo.

Considere buscar un grupo con el que conectarse o un amigo con quien comunicarse. Pregúnteles cómo les está yendo y simplemente escuche.

Para esos momentos en los que necesita experimentar el tipo de atención disponible directamente a través de nuestra relación con Él. Considera, usar una herramienta que creé (Desatar: Hojas de cuidado del corazón y el alma) que ayuda a las personas a procesar los desafíos de la vida con Dios y practicar escuchar de Él. Además, tengo un recurso gratuito para usted que puede ayudarlo a conectarse con Dios a través de Su palabra en solo unos minutos al día.

Si estás luchando hoy, porque le falta la empatía de los demás, o porque tiene dificultades para ver a los demás donde están y comprometerse con empatía con ellos, me encantaría orar por usted:

Padre, el mundo te necesita a ti y la forma en que trabajas a través de tu gente. Ayúdanos a ver lo que no podemos ver para que podamos relacionarnos con los demás de la forma curativa que has diseñado: a través de la empatía. Amén.


Jolene Underwood is an emotional health coach and soul care mentor. She provides practical and spiritual support for cultivating life within the Christian soul by drawing upon her personal journey towards emotional health, her psychology background, and a passion for Christian counseling. Jolene writes regularly at JoleneUnderwood.com. Her tool, Unleash : Heart and Soul Care Sheets, has helped hundreds experience greater freedom. Connect with her online via YouTube/Facebook/Twitter/Instagram/Pinterest at @theJoleneU or via the Cultivated Life Newsletter.

 

Devocional Diario

Ver Todo